Cómo conservar los puros sin humidor (Consejos para fumadores)

Fumar, a pesar de ser evidentemente, e indiscutiblemente nocivo para la salud, sigue siendo un hábito que muchas personas no dejan de tener. Es más, hoy en día parece ser que el número de fumadores se ha incrementado, y lo cierto es que no son únicamente cigarrillos los que son consumidos por este público entusiasta. Cada día se ven formas nuevas, o al menos poco frecuentes, de consumir estos productos derivados del tabaco. El cigarro, la pipa, los cigarrillos, e incluso el tabaco enrollado en papel especial son formas en las que el tabaco puede consumirse.

Los habanos, o puros, son una manera muy conocida, aunque frecuentada por relativamente pocos de los que disfrutan de este placer. Esta manera de fumar ha estado llena de misticismo propio de las series de televisión, las novelas literarias y las películas, en las que se le ofrece cierta categoría a las personas que disfrutan del placer del tabaco de esta manera, y es que los puros requieren de cierto cuidado al momento de conservarlos, y cuestan un tanto más de dinero, por lo que deben de conservarse de manera correcta para evitar que se dañen y se pierda el dinero.

La forma más efectiva de cuidar y conservar los puros es con un humidor, pero en el caso de no contar con uno de estos pueden tomarse ciertas medidas para mantener el puro humectado y disfrutar de una buena calada cuando se deseé. Si deseas saber cómo conservar tus puros sin humidor, descúbrelo aquí.

Cómo conservar los puros sin humidor

Existen fumadores que requieren constantemente de adquirir nuevos elementos para saciar sus gustos, compran puros cada poco tiempo y por ello, cuentan con humidores especializados para mantener el producto en la mejor forma posible.

Sin embargo, si eres de esas personas que compra un habano cada cierto tiempo y que no cuenta con demasiados de estos, además de que puede fumarlos en poco tiempo, entonces es probable que no cuentes, y tampoco necesites, de un humidor.

Pero si todavía quieres mantener húmedos tus puros, entonces requerirán de métodos especiales para hacerlo. Bueno, aquí hay algunos métodos caseros para conservar tus habanos y disfrutarlos como si acabases de comprarlos.

Algunos humidores caseros

Para poder conservar tus puros sin un humidor debes estar consciente de que, si hay demasiada humedad, o si estos están cerca de un producto previamente humedecido, es probable que surja moho en los puros y que estos queden inservibles.

Conservar puros sin humidor

La lata de café

Para este método solo necesitas un recipiente con cierre hermético. En este caso lo que deberás hacer será tomar una esponja y ponerla en agua antes de posicionarla dentro del recipiente.

Luego tomarás los puros que necesites mantener húmedos y los pondrás dentro del recipiente junto con la esponja previamente humedecida. Un dato importante que no debes olvidar, es no permitir que la esponja toque los puros, ya que si esto sucede y se guardan por mucho tiempo, lo más seguro es que los habanos críen moho.

En caso de que se requiera de mucho tiempo en este recipiente, lo mejor será guardar un higrómetro junto a los puros para saber la humedad exacta que existirá en el recipiente. En caso de viajar lo mejor es tomar un recipiente que cuente con compartimentos separados para que la esponja no toque los puros, y viceversa.

El Tupperware

Este método es parecido al anterior, pero en lugar de utilizar una esponja y una lata tomarás un tupper que no utilices, que tenga compartimentos separados y que cuente con el tamaño ideal para los habanos.

En uno de los compartimientos deberás colocar los habanos de forma que estén bien posicionados y ordenados, mientras que en el otro introducirán algodón previamente humedecido, lo que dará el toque de humedad necesario al tupper. Este cerrará de forma hermética para que mantengas la humedad en el lugar en un punto constante. Puedes también utilizar un higrómetro en caso de que no confíes del todo en no tenerlo.

La nevera

Este método ha sido probado y se sabe que funciona, pero no es efectivo si se van a guardar por mucho tiempo, además de que si no te gusta fumar tu habano en frío quizás sea un problema.

Toma una bolsa con cierre hermético y coloca dentro de ella los habanos que deseas mantener guardados en un lugar húmedo.

Luego de cerrarla de forma hermética y estar seguro de que no hay fuga alguna de aire, se colocará la bolsa en un lugar que se encuentre cerca de las jarras de agua. No es necesario colocarla muy pegada a las jarras, pero se debe mantener en un sitio cercano al agua, pero que el aire frío de la nevera no le dé de frente.

Cómo conservar habanos sin humidor

Compra esponjas especiales humidores para habanos. Estas esponjas, en establecimientos especializados no son realmente costosas y absorben sólo la cantidad justa y necesaria para que los puros se mantengan húmedos y no se pasen de humedad y críe moho.

Si gustas adquirir un higrómetro puedes hacerlo con mucha facilidad, y esto te será muy útil para mantener los habanos calibrados y saber la humedad con que cuentan. Los higrómetros análogos pueden comprarse en cualquier tienda especializada y cuestan cerca de 10 euros, aunque estos requieren de ser calibrados, mientras que los higrómetros digitales no requieren calibración, pero son algo más costosos.

La envoltura de celofán con que vienen algunos puros también es tu amiga, por lo que es siempre recomendable, si han venido envueltos, dejar la envoltura puesta para una mayor humedad y para evitar que adquieran moho.

Al estar comenzando con los sistemas caseros es importante que tomes cada día o día de por medio un momento para revisar que todo esté bien; debes de tocar el envoltorio del habano suavemente para verificar que no esté quebradizo y verificar que la humedad sea la correcta.

Luego de que estés contento con el sistema puedes revisar cada una o dos semanas para permitir que a los habanos les entre algo de aire fresco.

como conservar los puros sin humidor de forma fácil

Qué es un puro

El arte del fumar, como se le conocía anteriormente, ha cambiado muchísimo del tiempo del pasado. La manera de fumar anteriormente mucho distaba de lo que conocemos hoy en día y, en lugar de los cigarrillos, los puros eran la forma de definir el tabaco en tiempos relativamente lejanos. Hablamos del pasado siglo.

El puro es un tubo o paquete de tabaco que se enrolla firmemente de manera que se encuentre muy apretado y que no pueda desenrollarse con facilidad. Este producto se conoce más que nada en las partes correspondientes al caribe y a Latinoamérica, que son países que producen la hoja del tabaco puro.

Estos países, expertos en el desarrollo del mismo son: México, Cuba, República Dominicana, Brasil, Honduras, Nicaragua, Colombia, Argentina, Ecuador y otros países representantes tropicales. Al mismo tiempo puede darse también en lugares como Indonesia. Camerún y las islas Canarias (España).

Los mejores puros se conocen por ser cubanos, y también han tomado una relevancia los puros mexicanos, que por ser los mejores en cuanto a calidad de la hoja y también en cuanto a la fabricación del tubo se han erigido como los más costosos y conocidos.

Todo puro debe de guardarse en un ambiente con una humedad de entre 62% y 74% de humedad, y es por ello que también, además de ser costosos en cuanto a su adquisición, también son demandantes en cuanto a su conservación, para lo que se usa un equipo especial conocido como humidor.

Humidor de puros

Para conservar un puro o un habano, como se mencionaba anteriormente, es importante contar con una manera de mantener el producto con un factor de humedad aceptable para que se pueda disfrutar de manera correcta.

Aunque a algunas personas puede parecerles una necesidad banal, lo cierto es que es necesario, ya que si el puro no se humedece y se seca, este puede perder el aroma y quemarse de forma irregularidad, y la verdad es que para muchos conocedores de la materia, el puro o habano, tiene su mayor atractivo en su aroma especiado.

Un humidor, entonces, es una especie de receptáculo o caja en la cual se almacenan los puros con el fin de que estén allí por un tiempo determinado, y que no pierdan su nivel de humedad, de forma que el consumidor pueda tomar uno en cualquier momento y este tenga un olor exquisito y distinguido. Además de esto es también un elemento importante entre las personas de alcurnia o con gustos especiales, y cuando desean compartir sus gustos con amigos, socios o clientes, lo ideal es que estos estén en su punto.

El funcionamiento del humidificador es fácil, cuanta con una caja de madera (generalmente) que cuenta en su interior con un revestimiento de cedro y un sistema de humedad que viene además con un higrómetro con el que se puede medir la humedad de la caja y en algunos casos con un termómetro para saber la temperatura dentro de la misma.

Todos estos aditamentos hacen que esta caja pueda variar en tamaño y decoración, un receptáculo idóneo para guardar los puros y los habanos para disfrutarlos cuando se tendrán almacenados por un buen  tiempo.

Última actualización el 2019-04-19 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario